viernes, 7 de julio de 2017

Conrado Nalé Roxlo

En el último jueves literario, alumnas de quinto grado leyeron poemas de José Sebastián Tallón y Conrado Nalé Roxlo. 

Conrado Nalé Roxlo

Escritor y periodista, nació en Buenos Aires en 1898 y murió en 1971. En 1923 publicó El grillo, su primer libro de poemas dedicado al público infantil. Escondido, o mejor dicho, difrazado con su seudónimo Chamico, hizo reír y reflexionar a muchísimos lectores. Publicó artículos en numerosos diarios y revistas. Fue autor de los libros de poesía Claro desvelo y De otro cielo; de los cuentos Las puertas del purgatorio y Antología apócrifa, y de las obras de teatro La cola de la sirena, Una viuda difícil y otras, y famosas historias para chicos como La escuela de las hadas.


El grillo

“Música porque sí, música vana,
 como la vana música del grillo,
 mi corazón eglógico y sencillo
 se ha despertado grillo esta mañana.

 ¿Es este cielo azul de porcelana?
 ¿Es una copa de oro el espinillo?
 ¿O es que en mi nueva condición de grillo
 veo todo a lo grillo esta mañana?

¡Qué bien suena la flauta de la rana!
 Pero no es son de flauta: en un platillo
 de vibrante cristal de a dos desgrana

 gotas de agua sonoro. ¡Qué sencillo
es a quien tiene el corazón de grillo
 interpretar la vida esta mañana!”


Nocturno
El bosque se duerme y sueña.
El río no duerme, canta.
Por entre las sombras verdes
el agua sonora pasa
dejando en la orilla oscura
manojos de espuma blanca
Llenos los ojos de estrellas
en el fondo de una barca
Yo voy como una emoción
por la música del agua
Y llevo el río en los labios
Y llevo el bosque en el alma.





miércoles, 5 de julio de 2017

José Sebastián Tallón

José Sebastián Tallón (1904-1954)
Datos biográficos

Nació en Barracas en 1904. Luego se mudó a Temperley, a una modesta casa. Allí se hizo muy amigo de Rafael Jijena Sánchez. Luego se mudó nuevamente a Buenos Aires. Allí, su desarrollo corporal lo llevó a practicar deportes como natación y boxeo amateur.
Su primer libro de poesías apareció en 1925, "La garganta del sapo". Más tarde, en 1927, cuando escribió "Las torres de Nuremberg", se convirtió definitivamente en el primer poeta argentino que escribió para los niños. 
La difusión de sus libros le permitió conocer a Raúl González Tuñón, Luis Emilio Soto y Conrado Nalé Roxlo. Su casa de la calle Brasil se convirtió en un cenáculo de artistas, al que concurrían: Jorge Luis Borges, Luis Franco,  Alvaro Yunque, Jijena Sánchez, César Tiempo, y otros. Fue, además de poeta infantil, dibujante caricaturista, pintor y músico.


 Dos poemas

La ciudad de Nuremberg


Esta ciudad, amigos,
es la más linda y más lejana.
Tiene mil años y quinientas torres
y en cada torre suena una campana.

Más allá de los mares,
escondida entre bosques y montañas,
a la orilla de un río,
roja, verde y azul está pinada.

Es más azul que verde;
más que verde y azul, es colorada.
Y como siempre la refleja el río,
roja, verde y azul parece el agua.


Canción del niño que vuela 

El niño dormido está,
¡y qué sueño está soñando!
¿Qué sueña? Sueña que vuela.
¡Qué bien se vuela soñando!
Abre los brazos, los mueve
como un ave, y va volando...
¿Qué sueña? Que no es un sueño.
¿Qué bien se sueña volando!
En la cuna quieto está.
Pero sonríe, soñando.
¿Qué sueña? Que vuela, vuela.
¡Qué bien se vuela soñando!