viernes, 29 de diciembre de 2017

Hasta el 2018...

Para despedir el año 2017, les entrego un poema del escritor argentino Leopoldo Marechal:



DEL NIÑO Y UN PÁJARO

El niño, junto al agua,
pidió ser Alfarero.
Cerca del río joven lo buscaba su madre:
lo encontrará su madre
con los dedos mojados.

El niño amasa el barro, cerca del río joven;
y entre sus dedos brota,
como de Dios, un pájaro de tierra.

La mano de la tierra
gravita sobre el pájaro naciente:
su pico está soldado con un duro
silencio mineral.

El puño de la tierra lo cautiva
cerca del río joven;
pero el niño le sopla su viento en las narices,
y el pájaro se alza...
Cerca del río joven queda un niño
con los dedos mojados.

Y ángeles albañiles interrogan:
-¿A dónde irá tu pájaro, Alfarero?
Y el niño extiende lontananzas,
para que no le falte cielo.

-¿Con qué sustentarás a tu pájaro, Niño?
ángeles de cocina le preguntan.
Y el niño inventa el árbol,
para que tenga fruta.

¿Descansará tu pájaro, Alfarero?
así nublados ángeles inquieren.
Y al cazador el niño afila,
para que no le falte muerte.

Con agua y tierra edificó un destino:
sobre el pájaro muerto llora el niño.

Su madre lo buscaba, cerca del río joven:
lo encontrará su madre
con los ojos mojados.


A TODA LA COMUNIDAD DE LA ESCUELA   FELIZ AÑO NUEVO

martes, 12 de diciembre de 2017

Poemas sobre el verano

El Verano, que es la estación  con más calor del año, ha inspirado a muchos poetas a escribir sobre él. 
La calma de una noche de verano inspira también a Antonio Machado a reflexionar sobre su soledad…

 Este poeta español, nos escribe sobre  su melancolía y su soledad, rimando sus tristezas en la calma de una noche de verano.



Es una hermosa noche de verano.
Tienen las altas casas
abiertos los balcones
del viejo pueblo a la anchurosa plaza.
En el amplio rectángulo desierto,
bancos de piedra, evónimos y acacias
simétricos dibujan
sus negras sombras en la arena blanca.

En el cenit, la luna, y en la torre,
la esfera del reloj iluminada.
Yo en este viejo pueblo paseando
solo, como un fantasma.
                     Antonio Machado


Damos un salto en la geografía y nos  plantamos  en el continente americano, cuna de grandes poetas. Nos encontramos en Chile y, naturalmente, no podía menos que escoger al insigne poeta Pablo Neruda (1904-1973), Premio Nobel de Literatura  en 1971. Su poema dedicado al verano, muy bello, es bastante largo, así que escogí unos versos del mismo:

Verano, / violín rojo, / nube clara, / un zumbido / de sierra / o de cigarra / te precede, / el cielo / abovedado, / liso, luciente como / un ojo, / y bajo su mirada, / verano, / pez del cielo / infinito, / élitro lisonjero, / perezoso /… Sube / una estrella / fresca / por el cielo / sombrío, / crepita / sin quemarse / la noche / del verano. (fragmento).



Olga Drennen y Pablo Médici - Brocha -

Los alumnos de cuarto grado A, en el pasado jueves literario, leyeron poemas de Olga Drennen y Pablo Médici que pueden disfrutar a continuación:

Olga Drennen




HORA DE MATEMÁTICA

Una voz pálida
te llamó al frente.
Con paso rápido
llegaste al pizarrón,
lo llenaste de números
de signos.
Signo más, signos menos
y paréntesis.
Yo miraba tu cara
centímetro a centímetro.
Después, escribiste
un TE QUIERO,
lo separaste en sílabas.
Quedé callada, estática.
Tu afirmación romántica
me pareció un pájaro
de plumaje fantástico.
Sin saber qué decir,
te tiré un beso.
Después, te sonreí
y me llené de lágrimas.


                          Olga Drennen

De su libro de poemas...

Pablo Médici - Brocha -



EL PODER DE LAS SIRENAS

Si una niña,
enamorada por primera vez,
piensa en su niño amado
y canta de felicidad
mientras se baña en el mar,
inmediatamente se convierte en sirena.
Al oír esas melodías, nadie podrá
resistirse a las profundidades del agua.
Es imposible no jugarse la vida
por volver a escuchar
la música del primer amor.
                                                  Pablo Médici

De su libro de poemas...