sábado, 18 de agosto de 2007

LECTURA EN LA BIBLIOTECA

Leyenda

Stella Maris, maestra de cuarto grado a cargo de las áreas de Prácticas del Lenguaje y Ciencias Sociales, nos leyó una Leyenda acerca del mito del FAMILIAR, "un diablo" que suele aparecer en los ingenios azucareros en la provincia de Tucumán.

¿Quién es el Familiar?

EL FAMILIAR

Sin duda que esta leyenda es de origen europeo y que, en la Argentina, comenzó a tomar forma en Tucumán para después arraigarse totalmente en nuestro medio.
Según la creencia popular hay un familiar. El familiar, no es otro que el mismísimo diablo, que, para llegar a presentarse a los portales, adopta las más variadas formas: un perro de grandes dimensiones y por lo general color negro; un gato grande de horrible aspecto, un mono de gran tamaño y rostro aterrador un viborón de gran tamaño, y, a veces también toma el aspecto de una persona distinguida, alta y de muy buena vestimenta. La leyenda dice que los propietarios del ingenio azucarero, tienen un pacto con el familiar a quien mantienen oculto en algún lugar secreto del establecimiento industrial. En síntesis, consiste en que aquel, cada año proveerá al familiar una persona que encontrará la muerte a manos del familiar que también devorará su cuerpo y lo que es más grave, poseerá su alma. La firma de ese pacto fue estampada con sangre de ambos contratantes. A cambio de esto, el propietario del Ingenio recibirá ese año, una abundante cosecha y un excelente rendimiento fabril, con lo cual, podrá obtener grandes riquezas. La gente de nuestra región, especialmente quienes trabajan en los ingenios, atribuyen al familiar, cualquier muerte por accidente que ocurre por allí, durante la cosecha y aún antes o después de ella. No son pocos los criollos y aborígenes que trabajan en nocturnas tareas de cultivo en los cañaverales de Tabacal que aseguran haber visto entre los surcos, en claras noches de luna, al familiar que deambula en busca de una de sus víctimas. Otros afirman que conviene siempre andar munido de una cruz colgante sobre el pecho y que, a la presencia del familiar, descubrirla ante el demonio que aterrorizado, huye y no aparece más por ese sector del cañaveral.
http://www.oran.gov.ar/historia/leyenda/leye.asp?id=5

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal