martes, 3 de noviembre de 2015

Liliana Cinetto



En el marco del miércoles literario, leímos con alumnos de 5º grado “A”,  poemas de Liliana Cinetto, de su libro “20 poesías de amor y un cuento desesperado”.
Les presento uno de los elegidos:

La tiza y el pizarrón

Esta historia que les cuento
ocurrió hace unos años.
Todo comenzó una tarde,
una tarde de verano.
Mientras la escuela dormía,
su siesta de vacaciones,
algo extraño sucedía
en uno de los salones.
Una tiza larga y fina,
vestida toda de blanco,
llegó rodando, rodando
al aula de quinto grado.
Allí estaba en la pared,
colgando con cuatro clavos,
un pizarrón serio y negro
y los dos se enamoraron.
La tiza, loca de amor,
dibujaba garabatos
y le escribía oraciones
con sujeto y predicado.
Él, en su oscuro silencio,
suspiraba resignado
por no poder contestarle
sus mensajes deletreados.
La tiza, a pesar de todo,
no se daba por vencida
y seguía enviando cartas
en imprenta y en cursiva.
Con letra grande y redonda,
le silabeaba: “Te quiero”.
Y le hacía rosquillitas
por todo su traje negro.
Él ¡ay! crujía intentando
que ella pudiera escuchar
que la amaba locamente,
aunque no pudiera hablar.
Como el borrador celoso
de noche desdibujaba
las palabras de la tiza
para que ella lo olvidara,
la tiza cada mañana
encontraba borroneadas
todas sus cartas de amor
y pensó que él no la amaba.
Entonces, de la tristeza,
de a poco se fue achicando
y su amor de polvo y letras
quedó en el aire flotando.
El pizarrón, en silencio,
lloraba desconsolado
y su alma de madera
se quebró en varios pedazos.
Cuando empezaron las clases
nadie supo la razón:
por qué en el aula de quinto
se había roto el pizarrón.
Y los chicos encontraron
entre todos los pedazos
un corazón negro, negro
cubierto de polvo blanco.

Liliana Cinetto de “20 poesías
de amor y un cuento desesperado”