viernes, 2 de septiembre de 2016

Día literario. Más poesías.

Hoy les quiero presentar un libro que llegó a la Biblioteca desde el Ministerio de Educación; se llama LA ROSA DE LOS VIENTOS y es una ANTOLOGÍA POÉTICA, una selección de poemas realizada por Juan Ramón Torregrosa.

Dice la contrtapa:
                           A través de la poesía emprenderemos viajes imaginarios que nos llevan a conocer tierras extrañas, otras culturas, paisajes fascinantes...Con frecuencia esos viajes son interiores y nos descubren la naturaleza de los sentimientos humanos. Del mismo modo que la rosa de los vientos señala todos los rumbos, la poesía nos muestra todas las facetas de la experiencia humana. Los adolescentes y los jóvenes hallarán en los poemas de este libro el más bello cauce para sus sueños de libertad, sus ansias de conocer el mundo y a sí mismos; visitarán el reino del amor de la mano de Bécquer, de Juan Ramón Jiménez, del romancero tradicional...; aprenderán el valor de la solidaridad, la justicia y la amistad en las voces de Neruda, Alberti, Blas de Otero...; vibrarán con el pálpito humano de que los poetas impregnan la naturaleza; harán un alto en el camino para gozar con el ingenio y el humor de los poemas de Salinas, Gómez de la Serna...; y se estremecerán al adentrarse en el sueño y el misterio a través de los versos de Antonio Machado y Lorca.

Les regalo dos poemas que leímos en el DIA LITERARIO:

Los palos del telégrafo de Celia Viñas
                                       
                                         Uno, dos, tres,
                                             otra vez
                                     los palos del telégrafo
                                         junto a mi tren.

                                          Uno, dos, tres,
                                          uno, dos, tres.
                                     ¡Cómo me gusta irme 
                                            para volver!

                                     Telegramas azules
                                       pondré después.
                                  Norte, Sur, Este, Oeste,
                                        uno, dos, tres.

                                   -He llegado. -Ya vuelvo.
                                        -Te vengo a ver.
                                   -No me esperes. -Mañana te abrazaré.

                                         Uno, dos, tres,
                                           uno, dos, tres,
                                      los palos del telégrafo
                                        junto a mi tren.


Pato, de Blas de Otero 

 Quién fuera pato
para nadar, nadar por todo el mundo,
pato para viajar sin pasaporte
y repasar, pasar, pasar fronteras,
como quien pasa el rato.
Pato.
Patito vagabundo.
Plata del norte.
Oro del sur. Patito danzaderas.
Permitidme, Dios mío, que sea pato
¿Para qué tanto lío,
tanto papel,
ni tanta pamplina?
Pato.
Mira, como aquél
que va por el río
tocando la bocina...

 


Nos vemos el próximo día literario...